Amor y Tango

Amor y Tango
Màximo y Claudia

Bailando con las estrellas

El tango es la danza del amor por excelencia. Se baila con los corazones juntos y en estrecho abrazo, en el cual las dos personas parecen una sola… pero son dos.

Esto representa una verdadera terapia, capaz de superar barreras sentimentales y abrir el corazón sin el temor a la entrega, tan común en la época actual.

Es una manera afectuosa y divertida de re-aprender los pasos del amor.

Las Carta Natal de cada persona describe con certeza la naturaleza de los bloqueos y limitaciones que tiene cada persona para vincularse en una historia amorosa o para recrear la pareja.

A través de la conexión de los vórtices del corazón ( chakras) se genera una energía sanadora y liberadora del “miedo de amar”.

Los pasos de esta danza -que se baila caminando- permiten ejecutar la superación de las limitaciones y los miedos a la entrega, realizándose sentimentalmente.

Amor y Tango es un método agradable, natural y efectivo de re-aprender a ser  amorosos y mejorar sensiblemente las pautas de nuestra vida sentimental.

 

Amor y tango, algo más que tango.

Amor y tango es la aplicación de una filosofía de vida, que se materializa a través del llamado “estilo milonguero”, una forma de moverse en la pista con libertad y creatividad, dentro de un eje común.

Amor y tango propone un sentido del amor, libre de restricciones acerca de cómo “debería ser el otro”. La astrología identifica claramente QUIEN es uno y las mejores compatibilidades, pero basada en lo energético y vibracional para acercar o mejorar la pareja.

Amor y Tango es un sentido tantrico del amor. en el que se aprende a perder el miedo a la entrega, sin generar dependencia alguna, integrándose desde su propio eje en armoniosa unión con el otro y dando a la relación un ritmo mancomunado con calidad de tiempo.

Amor y Tango es vivir todo esto a través de una forma correcta de bailar el tango, sin piruetas escénicas y como se baila en las buenas pistas de Buenos Aires y del mundo entero.

 

Amor y danza

Un amigo ha dicho “en lugar de tener razón, elijo tener amor…”

Sin duda para hacer real esta elección hace falta estar muy bien alineado consigo mismo, porque el ego no estaría de acuerdo, ni puede llegar a estarlo.  Esto no está mal porque esa es su funcion, a una de las cosas que mas teme el ego es, precisamente al amor… a la entrega, como a todas las cosas que atañen al espíritu.

Reflexionemos sobre que es la entrega.  Osho ha dicho que “entregarse no es rendirse” y, obviamente la entrega no implica lucha ni competencia.

Es posible desarrollar una gran seguridad sobre uno mismo, no solo en el terreno del amor sino también en todos los demas aspectos de la vida. Es posible “pararse” en una adecuada postura sentimental, como lo hacemos, a veces, con lo corporal y para lo cual hay determinados ejercicios que alinean la estructura del cuerpo.

 

En nuestras prácticas de Amor y Tango realizamos en cada asistente a las clases una cuidadosa lectura de su personalidad, a través de la Carta Natal que en cada clase le es leída a cada uno. De la misma surgen las actitudes que tenemos ante el amor -entre otras cosas- y en una serena evaluación, podemos comprender la razón de los desencuentros con nuestra pareja o de una soledad que parece difícil superar.

El mapa natal es algo muy completo que se interpreta a un nivel terapéutico y espiritual, a través del cual uno, como si se viese frente a un espejo, puede ver con claridad la razón de actitudes limitantes y negadoras de la entrega y el amor.

Utilizamos, pasos de esta danza maravillosa, celebrada en todo el mundo desde hace mas de 100 años que es EL TANGO.

A través de la manera en que  damos o recibimos un abrazo, vamos corrigiendo y trabajando aquellas cosas que el mapa natal detectó y que requieren ser “sacadas” de los mandatos y transformadas… transmutadas por medio del movimiento corporal. Para ello se va siguiendo a la pareja atentos a los mas pequeños detalles en los paso y postura que, a su tiempo, repercuten terapéuticamente en la existencia de cada uno.

El objetivo principal está dirigido a que aprendamos un arte que nadie nos enseñó: “el arte de amar”.

Como objetivos concomitantes, aprendemos los pasos de esta danza, la más adecuada para definir e integrar lo masculino con lo femenino, los roles… el ying y el yang y de ello deducimos altos porcentajes de felicidad y hacemos posible “… elijo tener amor”.

Clases personales y grupales
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *